¿ES CIERTO QUE LA BATALLA DE ARICA DURÓ MENOS DE UNA HORA? ABSOLVIENDO PREGUNTAS DEL INBOX

¿ES CIERTO QUE LA BATALLA DE ARICA DURÓ MENOS DE UNA HORA?
ABSOLVIENDO PREGUNTAS DEL INBOX

Bolognesi y su oficialía
No es cierto. Y la batalla POR la toma de Arica inició días previos con la debacle del ejército aliando en la Batalla del Alto de la Alianza, tal y como refieren las mismas fuentes sureñas: “Quedaba, entonces, la ciudad de Arica como próximo punto donde debían avanzar las fuerzas chilenas para propinar un golpe de muerte al Ejército del Perú, por lo que Baquedano dispuso de inmediato la salida del contingente de reserva al mando del Coronel Lagos, para que marchara hacia el puerto del Morro” (http://razonyfuerza.mforos.com/669699/7634281-batalla-de-arica-y-toma-del-morro/).

Bolognesi confiaba aún que el ejército aliado no hubiera quedado destruido en Tacna y que acudirían a reforzar Arica, cuya guarnición estaba bajo su mando. El día 26 de mayo había dirigido un telegrama a sus superiores, pidiendo órdenes y refuerzos y agregando: “Aquí sucumbiremos todos antes de entregar Arica”. No obtuvo respuesta. Envió mensajeros, pero éstos no regresaron. Le escribió al prefecto de Arequipa: “estoy incomunicado”.

El 1° de junio los regimientos chilenos comenzaron el avance. El ingeniero Teodoro Elmore utilizó las minas cuando el ejército invasor atravesaba un sitio en la orilla norte del río Lluta. Algunos cazadores chilenos salieron lesionados, pero los demás pasaron sin problemas. Elmore fue hecho prisionero y su compañero Pedro Ureta falleció. Las minas peruanas resultaron ineficaces y no impidieron el paso del ejército chileno.

Poco a poco, las tropas invasoras fueron acampando en las inmediaciones de Arica. El general chileno Manuel Baquedano ordenó el bombardeo de la plaza, el fuego no pudo ser contestado porque los cañones peruanos en el Morro no alcanzaban a ese sitio.

El coronel Bolognesi despachó el 4 de junio una carta a sus superiores, en la que dice desconocer el paradero de las fuerzas peruanas y pide refuerzos. “Tengo al frente 4,000 enemigos poco más o menos a los cuales cerraré el paso a costa de la vida de todos los defensores de Arica aunque el número de los invasores se duplique”, dice Bolognesi. “Todas las medidas de defensa están tomadas, espero ataque pasado mañana, resistiré. Háganos propios (envíe refuerzos) cuantos sea posible. Dios guarde a U.S. Francisco Bolognesi”. A pesar del pedido desesperado, las fuerzas peruanas, al mando del coronel Leiva estaban lejos, se habían retirado a Arequipa.

El 5 de junio a las 7 de la mañana, el comando chileno envió como parlamentario, al mayor Juan de la Cruz Salvo, quien fue recibido por Bolognesi en su casa, al pie del Morro, donde en la actualidad se encuentra el Consulado peruano en Arica. El mayor le expresó a Bolognesi que el jefe del ejército de Chile quería evitar un inútil derramamiento de sangre, puesto que el grueso del ejército peruano-boliviano había ya sido vencido en Tacna. De la Cruz Salvo le dijo que tenía el encargo de pedir la rendición de la plaza, “cuyos recursos en hombres, víveres y municiones conocemos”.

“Tengo deberes sagrados y los cumpliré hasta quemar el último cartucho”, dijo Bolognesi al parlamentario chileno, sin embargo, le advirtió que esta respuesta era personal y que debía consultar con los otros oficiales.

La consulta se hizo. Uno por uno contestaron por orden de graduación. Salvo la voz discordante del oficial de apellido Belaúnde, todos apoyaron a Bolognesi. Los defensores de Arica dijeron: “Cuando menos sea nuestra fuerza, más animoso debe ser nuestro corazón”.

El 6 de junio la artillería chilena terrestre y naval llevó a cabo un segundo bombardeo buscando la capitulación peruana: “Abrigamos la esperanza de que con esas tentativas los peruanos desistirán del propósito de seguir combatiendo, inútilmente, sin probabilidades de triunfo”. El ataque por mar duró tres horas y el de tierra cinco. Se intercambiaron 343 tiros, 272 chilenos y sólo 71 peruanos. Dos naves chilenas - el Cochrane y La Covadonga - sufrieron 28 bajas y daños.

A las 5:30 de la mañana del 7 de junio de 1880 se inició el asalto chileno por la retaguardia, en el fuerte de la ciudadela, de los 400 soldados peruanos que lo defendían, sólo sobrevivieron diez.

La resistencia final tuvo lugar en el Morro mismo. Allí estaban Bolognesi, Moore, Alfonso Ugarte, Sáenz Peña, Armando Blondet, con los restos de los batallones Tarapacá, Iquique, Artesano y Granaderos de Tacna. Eran unos pocos hombres contra muchos asaltantes. Todo concluyó a las 8:59 de la mañana.

El general chileno, Manuel Baquedano en su informe escribió: “Perdidos sus últimos atrincheramientos, los peruanos hicieron volar los fuertes del norte. La lucha había sido porfiada y sangrienta hasta lo increíble. A las 9 a.m. la plaza era completamente nuestra y la bandera de Chile se ostentaba en los fuertes y en los edificios públicos (...) el enemigo perdió a sus mejores jefes”.

Según Sáenz Peña, “sólo Moore y Bolognesi continuaron haciendo fuego con sus revólveres” hasta que un soldado chileno le disparó a Bolognesi y lo tendió muerto instantáneamente de un balazo en el cráneo.

Los navíos peruanos, el monitor Manco Cápac fue hundido por su comandante José Sánchez Lagomarsino, en tanto que la lancha torpedera Alianza, al mando del teniente 1° Juan Fernández Dávila, trató de escapar hacia el norte, pero fue perseguida y cañoneada, sus tripulantes la vararon y destruyeron cerca de Ilo.

Chile perdió 474 hombres de los 6500 con los que atacó, mientras que casi 1,000 peruanos de los 1900 perdieron la vida, el resto cayó prisionero, muchos de éstos fueron fusilados en la plazoleta de la iglesia de Arica, en cuyo piso, durante muchos años, permanecieron las huellas ensangrentadas. Hubo saqueo e incendios, ataque a consulados y muchos otros desmanes. Los excesos de la soldadesca -afirmase por los chilenos- provinieron de la indignación por la creencia de que hubo empleo de las minas aún en lugres teóricamente ajenos a ellas. La matanza de heridos y prisioneros se generalizó.

Resumiendo la respuesta a la pregunta:

La batalla POR Arica, inició el 26 de mayo y concluyó el 7 de junio de 1880, 11 días en total.


La batalla de Arica en sí misma, desde las 5:30 am a las 8:59 am del 7 de junio, 3 horas 29 minutos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El día que Velasco quiso invadir Chile. Percy Zapata Mendo.

Alférez peruano capturó Arica: “VENGO A IZAR LA BANDERA” (1971). PERCY ZAPATA MENDO.