EL BAUTIZO DEL HIJO DE UNA PAREJA DE LESBIANAS. PERCY ZAPATA MENDO.

EL BAUTIZO DEL HIJO DE UNA PAREJA DE LESBIANAS


Mucha conmoción ha causado el bautismo de un niño, hijo de unas lesbianas, por el Arzobispo de Córdoba en Argentina, Monseñor Ñáñez, y el debate que el hecho ha puesto sobre la mesa, con la alarme de la feligresía católica que necesita de mayores luces por parte de sus pastores sobre este tema; y las lógicas maniobras de “llevar el agua para su molino” por parte de las asociaciones Gay, que han visto en este acto, una punta de lanza para poder aspirar a un “matrimonio con todos los derechos y por la Iglesia”. Para tratar de sosegar tanto a unos como a los otros, el buen obispo ha tenido que dar explicaciones y hasta, según él mismo declara, poner el caso en manos del “Cardenal Cañizares, Prefecto de la Congregación para la Disciplina de los Sacramentos”, que me imagino ofrecerá con prontitud la oportuna respuesta sobre su actuación. No podía ni imaginar que anduviéramos tan cortos en luces, dado el caso inédito.

Si damos una lectura prolija del Catecismo, no permite albergar ni la menor duda sobre la correcta actuación llevada a cabo por el Arzobispo al bautizar al niño que le traían a la iglesia aquellas lesbianas.

Partiendo de que, como el propio Catecismo señala en su número 1868 “el pecado es un acto personal”, razón por la que no cabe trasladar al niño los pecados que cometen sus padres, cualquiera que sea éste y sin entrar en el caso concreto que nos ocupa, el bautismo, que “es el más bello y magnífico de los dones de Dios […]” es “don porque es conferido a los que no aportan nada [y es] gracia porque es dado incluso a los culpables” (núm. 1216).

El bautismo no está restringido a nadie:

“Es capaz de recibir el bautismo todo ser humano” (núm. 1246).

Cosa que es así porque “en su Pascua, Cristo abrió a todos los hombres las fuentes del bautismo” (núm. 1225).

Pero menos aún a un niño:

“‘Dejad que los niños vengan a mí, no se lo impidáis’ (Mc. 10, 14). La Iglesia latina que reserva el acceso a la sagrada comunión a los que han alcanzado el uso de razón, expresa cómo el bautismo introduce a la eucaristía acercando al altar al niño recién bautizado para la oración del Padrenuestro” (núm. 1244).

Y es que como el propio Catecismo reconoce, “la fe que se requiere para el bautismo no es una fe perfecta y madura, sino un comienzo que está llamado a desarrollarse” (núm. 1253).

La administración del bautismo no sólo es “admisible” en el caso de cualquier niño independientemente de su filiación u origen. Es que en la doctrina del Catecismo, es incluso “exigible” en la medida de lo posible:

“La Iglesia no conoce otro medio que el bautismo para asegurar la entrada en la bienaventuranza eterna; por eso no está obligada a no descuidar la misión que ha recibido del Señor de hacer “renacer del agua y del Espíritu” a todos los que puedan ser bautizados” (núm. 1257).

No se queda aquí el Catecismo, sino que incluso realiza la correspondiente atribución de responsabilidades en caso de negligencia:

“La Iglesia y los padres privarían al niño de la gracia inestimable de ser hijo de Dios si no le administraran el bautismo poco después del nacimiento” (núm. 1250).

Redacción que iguala en responsabilidad en lo relativo al bautismo del niño a los padres del niño (las lesbianas en este caso), y a la Iglesia (el arzobispo en este caso, cuando no la entera comunidad cristiana).

Es verdad que “para que la gracia bautismal pueda desarrollarse es importante la ayuda de los padres [y] ese es también el papel del padrino o de la madrina, que deben ser creyentes sólidos, capaces y prestos a ayudar al nuevo bautizado, niño o adulto, en su camino de la vida cristiana” (núm. 1255). Pero no es menos cierto que según el mismo Catecismo, y sin salir del mismo artículo, “toda la comunidad eclesial participa de la responsabilidad de desarrollar y guardar la gracia recibida en el bautismo” (núm. 1255).

Y por si todo esto fuera poco, con absoluta claridad lo expresa el Catecismo cuando, con una finalidad muy otra cual es la de dar una respuesta a la vieja cuestión de la necesidad del bautismo para la salvación, asevera con rotundidad:

“En efecto la gran misericordia de Dios que quiere que todos los hombres se salven (1Tm 2, 4) y la ternura de Jesús con los niños que le hizo decir “Dejad que los niños se acerquen a mí, no se lo impidáis” (Mc. 10, 14), nos permiten confiar en que haya un camino de salvación para los niños que mueren sin bautismo. Por esto es más apremiante aún la llamada de la Iglesia a no impedir que los niños pequeños vengan a Cristo por el don del santo bautismo” (núm. 1261).


P.D.: He leído algunos comentarios de personas que son gay o apoyan este tipo de opción sexual, que ya es “tiempo de cambiar y actualizar la Biblia y ponerla acorde a las exigencias de las sociedades ´modernas´”. La Biblia no es simplemente un conjunto de conocimientos históricos concernientes a sus orígenes; para los que creemos en Dios, ella acoge su palabra con la que se nos dirige y la verdad no necesita de actualizaciones ni desviaciones de sus contenidos; por lo tanto, no es cuestión de manipular lo escrito en ella con opiniones o ideologías imperantes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El día que Velasco quiso invadir Chile. Percy Zapata Mendo.

Alférez peruano capturó Arica: “VENGO A IZAR LA BANDERA” (1971). PERCY ZAPATA MENDO.