CONFLICTO INCA - CHANCA. PERCY ZAPATA MENDO.


Conflicto Inca - Chanca

En tiempos cuando los Incas eran un ayllu en pleno desarrollo, ocurrió un suceso muy importante en la historia del Perú. Escribir sobre la guerra entre los Incas y los chancas es hablar de la gloria en los comienzos del Imperio Inca. Existen muchas leyendas y mitos acerca de este gran acontecimiento que tratan de explicar cómo se dio inicio a la expansión Inca. Si bien los cronistas han ido recogiendo información de este suceso a lo largo de nuestra historia, estos no son del todo detallados y no terminan de manifestar exactamente qué sucedió en esa guerra. Cronistas como Cieza de León, Garcilaso de la Vega, Diego Hernández, etc. Atribuyen la victoria Inca a diferentes personajes o simplemente no mencionan la guerra contra los chancas, pero dan algún dato indirecto. Para el desarrollo de este hito se usará como fuente la crónica de Juan de Betanzos, que quizá, contenga la información más precisa de esta contienda. La narración de Betanzos tiene la aspecto de haber sido extracto de un cantar Inca, posiblemente tuvo un acercamiento con la tradición oral de la panaca1 de Pachacutec por medio de su esposa, Añas Kollke, hermana de Atahualpa que pertenecía al linaje de ese Inca. Hasta antes de la más importante ofensiva de los Chancas contra los Incas, el curacazgo del Cuzco era un ayllu de una jerarquía intermedia que recién empezaba a crecer, igual a muchas etnias vecinas. En cambio, los Chancas ya se encontraban en un apogeo de forma ascendente debido a sus grandes victorias continuas. Incluso, se plantea la hipótesis de que los Chancas hayan sido causantes del ocaso de la gran cultura Huari.
(Dentro de la historia de los chancas, se recoge el mito de la pacarina2 que hace referencia a la Laguna de Choclococha. La laguna adquirió este nombre a consecuencia de la batalla que surgió entre los huancas y los huamanes, donde los segundos al ver su derrota echaron sus cargas de maíz a la laguna, llamada antes Acha, y huyeron. Al verano siguiente la laguna se secó debido al gran calor, haciendo que las semillas germinaran formando grandes choclos).
Los Chancas se dividían en dos bandos: Hanan y Hurin, estos dos grupos tenían un jefe mítico por separado; para los Hanan era Uscovilca y para los Hurin era Ancovilca y ambos personajes eran llevados a las batallas como ídolos de Piedra. Durante el gobierno del Inca Viracocha, el pueblo Chanca decidió conquistar al pueblo Inca y dividieron su ejército en 3 grupos para iniciar la batalla. Dos de estos grupos se dirigieron al Cuntisuyu mientras el tercer grupo se dirigió al Cuzco tomando una ruta más corta. En este último grupo se encontraba Huaman Huaraca quien sería el que negociaría la rendición del Inca. El Inca Viracocha al conocer la intención de los Chancas, huyó hacia el fuerte de Caquia Xaquixaguana con sus dos hijos mayores, los príncipes Urco y Socso, con lo que la ciudad del Cuzco se vería abandona a su suerte ante la llegada de ese aguerrido pueblo. Es en este momento cuando el personaje Cusi Yupanqui, supuesto hijo de Viracocha que no estaba en la línea de sucesión a la Mascapaícha3, adquiere fuerza y la historia cobra un sutil sentido épico.
Este príncipe junto a los 3 generales: Vicaquirao, Apo Mayta y Quiliscachi Urco Guaranga, organizaron la escasa resistencia Inca, ya que fueron ignorados por los demás curacas vecinos cuando solicitaron su ayuda, por temor a los chancas. La leyenda cuenta que Cusi Yupanqui, angustiado por la batalla cercana, se quedó dormido y en sueños recibió la visita del Dios Apu Tiki Viracocha, quien le profetizó una gran victoria. A la mañana siguiente, los Chancas aparecieron en el cerro Carmenca y bajaron a toda velocidad en hordas dando gritos y alaridos tratando de intimidar al pueblo Inca. Los defensores cuzqueños habían cavado grandes fosos que habían ocultado con ramas y plantas y en cuyos suelos estabas numerosas estacas de palo de chonta. Los chancas, ignorando esta trampa y por el impulso de su carrera y por bajar desde las cumbres a velocidad, fueron cayendo y ensartándose mientras iban al ataque. También el mito cuenta la milagrosa intervención de los pururauca en el momento más angustioso de la batalla, simples piedras que tomaron vida por obra del Dios Tiki Viracocha y se convirtieron en fieros guerreros que ayudaron en la victoria Inca.
Mientras tanto, Cusi Yupanqui y sus generales soportaron la gran embestida Chanca. Aprovechando la situación, el joven príncipe capturo el ídolo de Uscovilca. Acción que valió la victoria Inca, ya que los Chancas sin encontrarse con uno de sus guancas4, huyeron. Los curacas vecinos que en un comienzo no prestaron ayuda a los Incas y se encontraban en las altas cumbres andinas viendo el desarrollo de la batalla, indecisos; optaron finalmente por unirse al pueblo Inca para resistir, atacar y posteriormente perseguir a los Chancas. Betanzos sitúa tiempo después, una segunda batalla entre estos dos pueblos en Xaquixaguana. En esa vez, el pueblo Inca se encontraba acompañado por los demás ayllus. Debido a esto, esta batalla no tuvo gran trascendencia ya que la victoria fue fácil para los Incas, aunque también es bueno mencionar que en este suceso se dio muerte a los líderes del pueblo Chanca. Así pues, la consagración del Inca Cusi Yupanqui en el gran Inca Pachacutec se dio y la Cultura Inca comenzó su expansión y apogeo que ya todos conocemos.

Comentarios

  1. Me podrian decir los personajes de los chancas y los personajes de los incas por favor...

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

El día que Velasco quiso invadir Chile. Percy Zapata Mendo.

Alférez peruano capturó Arica: “VENGO A IZAR LA BANDERA” (1971). PERCY ZAPATA MENDO.