¿EXISTE DIOS?

¿EXISTE DIOS?


Si recurrimos a una respuesta por parte de la religión, la existencia de Dios no requiere de mayor demostración, pues corresponde a un acto de Fe. Mas quien me formuló la pregunta no creo que deseara esta respuesta cerrada y es probable que la haya expresado por la lógica inquietud derivada del bombardeo mediático sobre la aseveración de la no existencia de un Dios, cuyo máximo representante es el físico Stephen Hawking. Más para evitar ser tachado de recalcitrante y dogmático, recurro igualmente a las palabras de otros científicos, no menos importantes en sus descubrimientos que el primero, y que postulan sin atisbos fanáticos sus pareceres al respecto:

·        Para el físico teórico Michio Kaku afirma que: “He llegado a la conclusión de que estamos en un mundo hecho por reglas creadas por una inteligencia, no muy diferente de su juego de ordenador favorito, por supuesto, más complejo e impensable”. Y prosigue: “Analizando el comportamiento de la materia a escala subatómica, afectado por el semi radio primitivo de taquiones, un diminuto punto en el espacio, por primera vez en la historia, totalmente libre de cualquier influencia del universo, la materia, la fuerza o la ley se percibe de una forma inédita el caos absoluto. Créeme, todo lo que llamamos azar hoy no tendrá más sentido. Para mí está claro que estamos en un plano regido, por reglas creadas y no determinadas por azares universales”, dijo.

·        En 2008, Eben Alexander III, un neurocirujano de Harvard, sufrió una infección de meningitis provocada por la bacteria E. coli, de una clase muy feroz que atacó su cerebro y le sumió en un coma profundo de una semana. Los escáneres cerebrales mostraron que toda su corteza – las partes del cerebro que nos dan la conciencia, el pensamiento, la memoria y la comprensión – no estaban funcionando. Los médicos pronosticaron pocas posibilidades de vivir y dijeron a su familia que si llegaba a sobrevivir, probablemente tendría el cerebro dañado por el resto de su vida, pues su cerebro estaba infectado tan severamente que sólo las partes más primitivas estaban trabajando. Contra todo pronóstico, el Dr. Alexander despertó una semana después de haber entrado en coma profundo. Afirmó al despertar que experimentó algo extraordinario: Un viaje al cielo, vivencias que publicó en su libro autobiográfico “Prueba del Cielo: El Viaje de un neurocirujano en el Más Allá”.

·        La existencia de Dios se puede responder de manera indirecta, con la siguiente antípoda: ¿Es el Infierno exotérmico (desprende calor) o endotérmico (absorbe calor)? En primer lugar, necesitamos saber cómo la masa del Infierno varía con el tiempo. Por lo tanto, tenemos que saber la velocidad a la que entran las almas en el Infierno y el ritmo al que se están yendo. Creo que podemos asumir con seguridad que una vez que un alma ha entrado en el Infierno, ya no sale nunca. Por lo tanto, no se producen salidas. Para calcular cuántas almas entran, veamos las diferentes religiones que existen hoy en el mundo. La mayoría de ellas declaran que si no eres un miembro de su religión, irás al Infierno.  Dado que hay más de una de estas religiones y la gente no pertenece a más de una religión, se puede concluir que todas las almas van al Infierno. Con las tasas de nacimientos y muertes existentes, podemos esperar que el número de almas en el Infierno crece exponencialmente. Ahora, nos fijamos en la tasa de variación del volumen del Infierno, porque la Ley de Boyle establece que, para que la temperatura y la presión en el Infierno permanezcan igual, el volumen del Infierno tiene que expandirse en proporción a la entrada de almas. Esto da dos posibilidades:

1. Si el Infierno se expande a una velocidad menor que la velocidad a la que entran las almas, entonces la temperatura y la presión en el Infierno se incrementarán hasta que el infierno estalla.

2. Si el Infierno se expande a una velocidad mayor que la de entrada de almas, la temperatura y la presión disminuirán hasta que el Infierno se congele.

·        El corolario de esta teoría es que, dado que el Infierno ya está congelado, se deduce que no se aceptan más almas y por lo tanto está dejando al Cielo como única alternativa, lo que demuestra la existencia de un ser divino.

La apuesta de Pascal es un argumento en la filosofía de disculpa que fue ideado por el matemático francés del siglo XVII, el físico y filósofo Blaise Pascal (1623-1662). Se postula que los seres humanos todos apuestan con sus vidas, ya sea que Dios existe o no existe. Dada la posibilidad de que Dios realmente existe y asumiendo la ganancia infinita o pérdida asociada a la creencia en Dios o con incredulidad, una persona racional debe vivir como si Dios existe y tratar de creer en Dios.

Si Dios no existe realmente, esa persona tendrá sólo una pérdida limitada (algunos placeres, lujo, etc.) La filosofía utiliza la siguiente lógica:

1. Dios es, o no lo es.

2. Un juego se está jugando en la cara o cruz aparecerá.

3. De acuerdo con ello, no se puede defender ninguna de las proposiciones.

4. Usted debe apostar. (No es opcional.)

5. Pesemos la ganancia y la pérdida en la apuesta a que Dios es.

Vamos a calcular estas dos posibilidades. Si usted gana, usted gana todo; si usted pierde, usted no pierde nada.

·        El filósofo francés Denis Diderot estaba de visita en Rusia sobre la invitación de Catalina la Grande. Sin embargo, la emperatriz estaba alarmado de que los argumentos del filósofo para el ateísmo estaban influyendo en los miembros de su corte, por lo que Euler se le pidió que enfrentará al francés. Diderot fue informado de que un matemático aprendido había producido una prueba de la existencia de Dios; accedió a ver la prueba, ya que se presentó en la corte. Euler apareció, avanzó hacia Diderot, y en un tono de convicción perfecta anunció lo siguiente

“No sequitur: “¡Señor, \ frac {a + b ^ n} {n} = x, por lo tanto, Dios existe!“

Diderot, a quien (dice la historia) todas las matemáticas era un galimatías, se quedó estupefacto como carcajadas en erupción de la corte.  Avergonzado, le pidió salir de Rusia, petición que fue concedida graciosamente por la emperatriz.

·        Durante una entrevista con CNN en abril de 2007 en Rockville, Maryland, Francis S. Collins MD y PhD., director del Proyecto Genoma Humano, reafirma que la información incorporada en el ADN prueba la existencia de Dios. Dr. Collins se encontró con problemas de vida y muerte en las cabeceras de sus pacientes. Ante el desafío de uno de esos pacientes, quien le preguntó:

“¿En qué cree usted, doctor?”,

A lo que el médico comenzó la búsqueda de respuestas. El Dr. Collins admitió que la ciencia, que tanto amaba, era incapaz de responder a las siguientes preguntas:

“¿Cuál es el significado de la vida?”
“¿Por qué estoy aquí?”
“¿Por qué funciona la matemática, de todos modos?”
“Si el universo tuvo un comienzo, ¿que lo creó?”
“¿Por qué las constantes físicas en el universo se encuentran tan finamente sintonizado para permitir la posibilidad de formas de vida complejas?”
“¿Por qué los seres humanos tienen un sentido moral?”
“¿Qué sucede después de que morimos?”


El Dr. Collins siempre asumía que la fe se basaba en argumentos puramente emocionales e irracionales, y quedó asombrado al descubrir, inicialmente en los escritos del erudito de Oxford CS Lewis y, posteriormente, de muchas otras fuentes, que uno podría construir un caso fuerte para la verosimilitud de la existencia de Dios por razones puramente racionales. De hecho, el Dr. Collins dice que no encuentra ningún conflicto aquí. También afirma que la evolución por descendencia de un ancestro común es claramente cierto. Afirma que si había alguna duda persistente acerca de la evidencia del registro fósil, el estudio de ADN proporciona la prueba más fuerte posible de nuestra relación con todos los demás seres vivos. Según palabras del Dr. Collins, encontró que existe una maravillosa armonía en las verdades complementarias de la ciencia y la fe. El Dios de la Biblia es también el Dios del genoma. Dios se puede encontrar en la catedral o en el laboratorio. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El día que Velasco quiso invadir Chile. Percy Zapata Mendo.

Alférez peruano capturó Arica: “VENGO A IZAR LA BANDERA” (1971). PERCY ZAPATA MENDO.