A UN CIENTÍFICO NO LE DIRÍAS QUE CREA EN LOS ESPÍRITUS, SINO QUE INVESTIGUE

A UN CIENTÍFICO NO LE DIRÍAS QUE CREA EN LOS ESPÍRITUS, SINO QUE INVESTIGUE


Desde que a mediados del siglo XIX, los espiritistas y los médium comenzaron a tener fama en Inglaterra y Estados Unidos, la doctrina creada por Allan Kardec, en 1857, no ha estado nunca exenta de polémica. Creyentes y escépticos siguen enzarzados en una «batalla» que parece no tener fin: la de si existen los espíritus o si es posible contactar con ellos. Partiendo de esta cuestión, ABC ha hablado con los principales expertos en la materia de España y sus principales detractores, recabando opiniones de todos los tipos. Desde que «el espiritismo es la doctrina más racional y lógica de todas» o que «los hombres son espíritus encarnados», hasta los que creen que es «una barbaridad y un timo», que «jamás se ha podido confirmar una comunicación real con un muerto» o que «no hay un solo dato sólido a lo largo de la historia que confirme que los espíritus existen».

El presidente de la Federación Espirita Española, Esteban Zaragoza, que asegura haber contactado en multitud de ocasiones con familiares y amigos fallecidos, va más allá y defiende que «todos somos médium, solo es un sentido físico más y cualquiera puede desarrollarlo». «Hay algunos –añade– que sacan provecho de este sentido que tenemos todos, aunque la gente no debería pagar por ello, porque también lo tiene y, además, las respuestas están todas en el estudio de la doctrina».

Zaragoza, sin embargo, insiste no hablar de su último contacto con un espíritu, que se produjo hace dos años, porque para él no es importante. «Las experiencias mediúmnicas son solo como el notario que da fe de lo que ya he estudiado previamente durante 21 años, después de haberme cerciorado de que hay una inteligencia que mueve todas las manifestaciones espirituales».

Las hermanas Fox

La controversia estuvo servida desde el nacimiento del espiritismo, en 1848, cuando las hermanas Kate y Maggie Fox, de 11 y 14 años respectivamente, aseguraron que podían recibir mensajes del más allá en forma de golpes. «Cuando años después Margaret confesó que era una broma a su madre, ya nadie quiso creerla. El engaño estuvo muy bien preparado y la mayor terminó convirtiéndolo en un negocio», explica Mauricio-José Schwartz, periodista científico, escritor y miembro del Círculo Escéptico, una asociación cuyo objetivo es «fomentar el pensamiento crítico y racional, como herramienta indispensable para la comprensión del mundo».

Al parecer, las dos hermanas residentes en Hydesville (Nueva York) realizaban los ruidos del «más allá» con una manzana atada a un cordón y con los nudillos de los dedos de los pies. Pero la mecha ya se había encendido. En 1857, Kardec publicó «El Libro de los Espíritus», algo así como la Biblia del espiritismo, que recoge los principales puntos de la doctrina y que, según el mismo autor, fue escrito «por orden y bajo el dictado de espíritus superiores para asentar los cimientos de una filosofía racional».

A su difusión no solo contribuyeron los cientos de miles de videntes que aparecieron en muchas partes del mundo, también la adhesión a la causa de figuras como William Crookes, uno de los científicos más importantes del siglo XIX; el físico Max Planck, premio Nobel en 1918, o escritores de la talla de Arthur Conan Doyle, que llegó a asegurar públicamente que tenía la capacidad de hablar con los muertos y comenzó a escribir libros relacionados con el tema, además de abrir, en 1925, una tienda en Londres especializada en espiritismo. «No tengo miedo a la muerte del niño. Desde que me convertí en un espiritualista convencido, la muerte se convirtió más bien en una cosa innecesaria», escribió el creador del detective Sherlock Holmes a su madre, durante la Primera Guerra Mundial, sobre un hijo que tenía en el frente.

Espíritus en la historia

Para Salvador Martín, que fue presidente de la FEE durante catorce años, las razones para creer en la existencia de espíritus pueden encontrarse a lo largo de la historia de la humanidad: «Hay infinidad de vestigios en todas las religiones. En los libros religiosos más antiguos, como el de los Vedas, se habla de ellos y de la reencarnación. El cristianismo, por ejemplo, está repleto de fenómenos de contacto con espíritus. A partir de 1850, incluso los científicos más destacados investigaron el fenómeno, negándolo al principio, pero verificándolo después. Y en el Nuevo Testamento se puede observar que todos los apóstoles eran médium que Jesús había escogido por su capacidad para contactar con el más allá».

Martín está convencido de que, teniendo en cuenta «todas las personas y experimentos que, desde el siglo XIX, han admitido la existencia de la vida después de la muerte, no solo en el ámbito religioso, también en el científico, merece la pena no negar a priori ni tener ideas preconcebidas. No le diría a un científico que crea, sino que investigue».

Pero los escépticos creen que ya se ha estudiado suficiente, sin que se haya encontrado ningún resultado positivo. Schwarz lo califica de «barbaridad» y «timo», y está convencido de que «no tenemos ningún dato serio y sólido a lo largo de la historia de que los espíritus existen». «Yo no lo niego, yo digo que es poco probable porque no hay pruebas. Es como si alguien dice que existen los pitufos. Yo no los he visto, así que lo que yo le pediría a esa persona es que me presente las pruebas reales de su existencia. Pero nunca han ofrecido información útil. Igual hay ratones que hablan, pero es poco probable y no se ha demostrado», declara.

Ciencia y espiritismo

Algunos científicos de renombre se dedicaron a ello con determinación. William Crookes (1832-1919), autor de artículos como «El espiritismo visto por la luz de la ciencia moderna», fue pionero en la investigación de fenómenos psíquicos, específicamente en las áreas de materialización de los espíritus y mediumnidad. El expresidente de la FEE defiende que, «tras cuatro años de estudios, realizando sesiones con otros científicos y fotografías de todo tipo, el físico consiguió demostrar los efectos físicos que permiten al médium aportar el fluido que el espíritu utiliza para materializarse y hacerse visible». Algo a lo que curiosamente ya se refería Kardec antes, defendiendo la existencia de este fluido que, en su estado más primitivo, es supuestamente responsable de que se formara la «materia» del espíritu.

Afirmaciones como esta llevan a Fernando Frías a sugerir que «lo primero que tiene que preguntarse la persona que cree en los espíritus es si su creencia no estará influenciada por lo que quiere creer, ya que es algo muy atractivo. A todos nos gustaría que hubiera una vida después de la muerte». Para este abogado y vicepresidente del Círculo Escéptico, «enfocar parte de un trabajo científico a la confirmación de la existencia de espíritus es, desde un punto vista científico, una barbaridad. Crookes tuvo trabajos científicos muy importantes en el campo de la electricidad, pero sus investigaciones respecto al contacto con los espíritus se basaron en ir a visitar a médium y hacer elucubraciones, hasta que uno le engaño. No se trató de comprobar si una hipótesis es correcta o no, sino que partió de una creencia que quería racionalizar. Es una caricatura del método científico»

Sin embargo, Kardec insistía en que su doctrina era también una ciencia que posee sus propios métodos, solo que su objetivo no era la materia, sino el espíritu: «La ciencia propiamente dicha, como tal, es incompetente para pronunciarse sobre el espiritismo. No ha de ocuparse de él, y su juicio, sea o no favorable, no pesaría en modo alguno», podía leerse en «El Libro de los Espíritus». Martín asegura, además, que se puede ser científico y espirita al mismo tiempo, y que hay asociaciones de médicos, psicólogos y psiquiatras dentro de la doctrina.

Darwin y Newton

Schwartz no niega la existencia de estas excepciones: «Se puede ser científico y creer en una religión o en cualquier tontería posible. Ahora, que hayan hecho experimentos satisfactorios es una mentira absoluta. La Sociedad para la Investigación Psíquica, creada en 1882, fue fundada también por científicos, porque había indicios de algo y merecía la pena investigar. Pero, 132 años después, no han encontrado ni demostrado nada. Para que vamos a investigar si ya lo tenemos bastante confirmado. Hay que tener en cuenta que si alguno de esos experimentos espiritistas hubiera tenido éxito, habrían merecido un premio Nobel, porque habrían cambiado radicalmente la vida del planeta. Sería algo espectacular, tanto como los descubrimientos de Darwin y Newton».

«Hoy en día no hay científicos que crean en esto. Se ha trasladado a gente con menos formación y que, en esta época, se agarra a un clavo ardiendo. En muchas de esas sesiones espiritistas estamos atentos a que nos confirmen lo que ya creíamos con anterioridad. Cuando algún dato se acerca lo anotamos como un acierto, mientras que los errores tendemos a olvidarlos. Además, estas creencias se reciben con mucha complacencia, no hay apenas crítica social», concluye, tras preguntarse por qué tardó tanto en encontrarse el Titanic, con más de 1.500 muertos y la conmoción que generó, si se consultó a videntes. «Porque tan solo dijeron disparates, no ofrecieron ningún dato que sirviera de nada», concluye.

Autor:

ISRAEL VIANA ISR_VIANA  

Comentarios

Entradas populares de este blog

El día que Velasco quiso invadir Chile. Percy Zapata Mendo.

Alférez peruano capturó Arica: “VENGO A IZAR LA BANDERA” (1971). PERCY ZAPATA MENDO.