EL GRAN FRACASO DE LA REGIONALIZACIÓN. LOS SÁTRAPAS REGIONALES Y SU OPOSICIÓN AL DESARROLLO.

EL GRAN FRACASO DE LA REGIONALIZACIÓN. LOS SÁTRAPAS REGIONALES Y SU OPOSICIÓN AL DESARROLLO

El Perú, es verdad, necesitó una regionalización antes que una descentralización o desconcentración. Lima coloniza las provincias y los provincianos colonizan Lima. La regionalización pudo permitir restaurar el equilibrio aunque la capital ya no sea el Jirón de la Unión del sorites de nuestro Abraham Valdelomar. La regionalización debió ser como la planteó el sabio Pulgar-Vidal, una transversalización en que partiendo del mar territorial -enriquecido con los cincuenta y seis ríos que bajan de los Andes - ganásemos los pisos ecológicos andinos hasta descender a la baja y alta selva. Nos hubiera significado construir unidades geoeconómicas en que su población aprovechase las proteínas marítimas, lo agro-minero andino y lo hidro-forestal.
No ha sido así. Las regiones se han construido al azar. Se entró en discusiones bizantinas sobre el nombre o sobre si tal o cual provincia se incorporaban. Y esto se debe a que en el Perú no existe conciencia regional sino provincial o municipal. Nuestro mundo nace de las jurisdicciones coloniales. De ellas (Intendencias de Trujillo, Puno, etc.) vinieron los departamentos. Hemos debido construir una regionalización por medio de corporaciones dotadas de poderes legislativos y de rentas, previa reforma constitucional. Regionalizar apolíticamente. Consociacionalmente, según el neologismo de Juan José Linz. Una regionalización más allá de los términos gobierno – oposición. La política para el poder central; la Política Vecinal para los ayuntamientos y la Apolítica para las regiones.
Se crearon, en cambio, regiones que no actúan en virtud de delegación, sino, arrogándose atribuciones constituyentes y disputándole el poder al Parlamento y a los gobiernos centrales. Se olvida que la regionalización no crea entes autárquicos sino meramente autónomos. Por delegación, Luna Pizarro, conocedor del carácter nacional, dijo en la Constituyente de 1827 que se oponía a la federalización del Perú “porque para organizarlo federalmente, primero había que desorganizarlo”.
En los últimos tiempos rebalsados de tantas protestas, de violencia exacerbada, de zonas convulsas y en donde, al parecer la vida de la población carece de importancia, vemos que la regionalización tal cual está planteada, ha fracasado. Sus máximos dirigentes, solo usan sus cargos como plataforma política y obedecen únicamente a intereses personales discutibles, el término de “Presidentes Regionales” les ha mareado y se creen con las mismas prerrogativas del Presidente Constitucional, darles ese título, les han convertidos en autócratas, en unos dictadorzuelos que se creen los dueños de tierras, cielos y aguas donde se les dio la facultad de gerenciar, aprovechándose del chauvinismo ignorante de las masas; de allí vienen sus slogans anti-todo: “agua sí, … no”; “tierra sí, … no”; mientras se desplazan en tremendos vehículos comprados con el dinero de los contribuyentes o en vuelos de primera clase, de región en región, como una plaga que acecha las cosechas del crecimiento económico sostenido, soliviantando los ánimos del fácilmente impresionable vulgo, mientras desvían fondos para depositarlos en cuentas personales ilegales en el extranjero... Parece increíble, sólo en los países del eje Caracas-Habana, se resisten a dejar las trasnochadas ideologías comunistas, que ni en la misma Rusia, se desean volver a seguir. Prometen igualdad y homogeneidad entre todas las personas, como en los tiempos del Leninismo, Stalinismo y demás “ismos”, donde se equipararon todos los sueldos, sean unos flojos o buenos trabajadores en sus respectivas áreas, de nada vale que uno contribuya más al desarrollo personal, familiar y social, no existe la meritocracia, todos son igualados con un rasero, y sólo los que militan en esos grupos dogmáticos y recalcitrantes, tienen opción de obtener mejores ingresos, a razón de convertirse en unos perseguidores de toda causa que no camine de acuerdo a los designios de estos Neo-Zares que gobiernan con Ukases inverosímiles…pero lo único que están haciendo es repartir más pobreza y más subdesarrollo.

La pregunta es ¿Estamos a tiempo de cambiar? ¡Salvemos la regionalización de aquellos tiranuelos!

Comentarios

Entradas populares de este blog

El día que Velasco quiso invadir Chile. Percy Zapata Mendo.

Alférez peruano capturó Arica: “VENGO A IZAR LA BANDERA” (1971). PERCY ZAPATA MENDO.