EL MITO DE LA EDAD DE LOS PERROS

EL MITO DE LA EDAD DE LOS PERROS

 
En 2008, cuando falleció el perro más viejo del mundo - un labrador de 29 años de edad, de nombre Bella - el Daily Mail no perdió tiempo en dar la noticia de forma sensacionalista: "Muere el perro más vejo del mundo a la edad de 203 años (en años caninos)". Sin embargo, a la hora de calcular la edad del perro se basaron en una premisa falsa: un año de vida de un perro equivale a siete años de un humano.

Si esta proporción fuera cierta, los seres humanos seríamos capaces de reproducirnos a los siete años y algunos de nosotros llegaríamos fácilmente hasta los 150 años de edad.

La "regla de siete años" es una leyenda que los dueños de perros (y los medios de comunicación) siguen utilizándolo por su simplicidad, es una "talla única" para entender las etapas equivalentes de la vida de una mascota respecto al ser humano. En realidad, el cálculo de la edad de un perro es algo un poco más complejo.

La regla de los siete años.

El origen del mito de los "siete años" está envuelto en el misterio. En 1268 se gravó una inscripción en el suelo de la Abadía de Westminster en la que se calculaba la fecha del día del juicio final utilizando los ciclos de vida de las creaciones de Dios, incluyendo al perro, cuya vida fue estimada en nueve años y la de  una persona en 81. Georges Buffon, un naturalista francés del siglo XVIII, tenía más o menos la misma teoría: Los seres humanos vivían de 90 a 100 años, y los perros de 10 a 12.

En algún momento de la década de 1950, surgió la teoría de que los seres humanos, de media, vivían 70 años, y los perros 10; simple y fácil de traducir, una perfecta relación de 7 a 1.

Aunque esta "regla de oro" se impuso, algunos investigadores y gerontólogos comenzaron a cuestionar su validez. En 1953, el investigador francés A. Lebeau relacionó las etapas de la vida compartidas por los seres humanos y los perros - la pubertad, la edad adulta, y la máxima vida útil - y estableció, por primera vez, que los perros se desarrollan de 15 a 20 veces más rápido que un ser humano en su primer año de vida, y luego, a medida que envejecen, poco a poco, se establece una relación de uno a cinco años entre perros y humanos.

La conclusión a la que llegó Lebeau es que la edad de un perro de un año es equivalente a un ser humano de 15 años; la de un perro de dos años, a un ser humano de 24 años; y desde esa edad, cada año de vida de un perro equivale  a cuatro años humanos. Estudios posteriores profundizaron en esta relación, estableciéndola en función de tamaño y raza.



Fuente: husmeandoporlared.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

El día que Velasco quiso invadir Chile. Percy Zapata Mendo.

Alférez peruano capturó Arica: “VENGO A IZAR LA BANDERA” (1971). PERCY ZAPATA MENDO.