EL EVENTO FRUSTRADO

EL EVENTO FRUSTRADO

Este viernes 02 de octubre había sido invitado a un recital en el teatro Municipal de Trujillo por parte de mi amiga, la muy talentosa poetisa Teresa Argomedo,  evento al que había estado esperando con entusiasmo desde hacía una semana atrás… desafortunadamente, como reza el refrán: “Dios dispone y el diablo lo descompone”, mis planes por recibir una dosis de cultura se fueron al traste debido al efecto secundario de un medicamento prescrito por un colega el día anterior, que inflamó parte de mi cara y desdibujó aún más mi de por sí asimétrico rostro.

Pensando en la mejor manera de disculparme con mi amiga, me quedé brevemente dormido, y en el sueño me vi presente en el acto lírico, pero no como un ávido espectador sentado en los cómodos asientos de la galería del teatro, sino como el protagonista de la obra “El fantasma de la ópera” de Gastón Leroux, novela llevada al cine en numerosas oportunidades.


En mi pesadilla, no era más que el ser hosco y ermitaño que habitaba los altos del teatro, ocultándome del mundo debido al complejo que tenía por la deformidad de mi cara y que difícilmente podía cubrirla con un semi antifaz, y que para lograr un efecto de terror en las personas que osaren mirarme de frente, me cubría melodramáticamente con una capa oscura y terciada sobre uno de los hombros. Afortunadamente no pude desarrollar más la pesadilla, pues el timbre del celular me terminó por despertar y dar por concluida mi desazón, por lo cual debo de agradecer a la oportuna llamada de Janny y su hermosa nena Sabrina, quienes con su sincera preocupación por mi salud, terminaron por disipar del todo tan curioso juego de Morfeo…y cavilando bien en este momento sobre las imágenes oníricas que tuve, vestirme como el peculiar protagonista para asistir al evento hubiera sido más llamativo que hacerlo sin tanta parafernalia…claro, si hubiera asistido al Teatro…

Comentarios

Entradas populares de este blog

El día que Velasco quiso invadir Chile. Percy Zapata Mendo.

Alférez peruano capturó Arica: “VENGO A IZAR LA BANDERA” (1971). PERCY ZAPATA MENDO.