¿EXISTIÓ JESÚS DE NAZARET?. PERCY ZAPATA MENDO.

¿EXISTIÓ JESÚS DE NAZARET?


En un pleito contra el Vaticano, la Iglesia fue acusada de inventar la historia de la existencia de Jesús. Aunque el caso fue visto fuera de la corte en Febrero del 2006, el demandante, Luigi Cascioli,  apeló.

El argumento contra la existencia de Jesús fue hecho público en la  televisión nacional en una transmisión  de CNN con la siguiente declaración:

“Bueno, yo estoy aquí para dar el punto de vista real, supongo” declaró Ellen Johnson, presidente de Ateos Estadounidenses. “Porque la realidad es que, no hay una sola prueba de evidencia secular de que hubo un Jesucristo. Jesucristo y el Cristianismo es una religión moderna. Y Cristo Jesús es una recopilación de otros dioses: Horas, Mithras, quienes tienen el mismo origen, y la misma muerte como el Jesucristo mitológico.”

Johnson y un panel de primera de líderes religiosos estuvieron discutiendo la pregunta, “¿Qué pasa después de que morimos?” en una transmisión de Larry King Live en CNN. El usualmente impasible King se detuvo reflexivamente y después contesto: “¿Entonces usted no cree que hubo un Cristo Jesús?” Con un aire de certeza, Johnson respondió: “No lo hay. No es lo que yo creo; no hay evidencia secular de que Cristo Jesús existió.” King no lo comprendía y fue a un corte comercial. Ninguna discusión acerca de la evidencia a favor o en contra de la existencia  de Jesús vino después. La audiencia de televisión internacional se quedó con la pregunta.

Cincuenta años antes, en su libro “Why I Am Not a Christian” (Por qué yo no soy un Cristiano), el ateo Bertrand Russell dejó en shock a su generación al cuestionarse la existencia de Jesús. Él escribió: “Históricamente  es bastante dudoso si Cristo alguna vez existió del todo, y si Él existió nosotros no sabemos nada acerca Él, entonces yo no estoy preocupado con la pregunta histórica, la cual es una bastante difícil.”

En “The Story of Civilization” (La Historia de la Civilización), el historiador secular Will Durant  planteó esta pregunta: “¿Existió Cristo? ¿Es la historia de vida del fundador del cristianismo el producto de la tristeza, la imaginación, y la esperanza – un mito comparable a las leyendas de Krishna, Osiris, Attis, Adonis, Dionisio, y Mitras?” Durant señaló cómo la historia del cristianismo tiene “muchas semejanzas sospechosas a las leyendas de dioses paganos. ¿Entonces, cómo podemos nosotros saber por seguro que este hombre, a quienes muchos adoran y otros maldicen, fue real?”

¿Esta Johnson en lo correcto cuando afirma que Cristo Jesús es una “recopilación de otros dioses”? ¿Y esta Russell en lo correcto cuando dice que la existencia de Jesús es “bastante dudosa”?

El Mito contra la Realidad

Vamos a comenzar con una pregunta más fundamental: ¿Cómo podemos distinguir el mito de la realidad? ¿Cómo sabemos, por ejemplo, que Alejandro Magno existió realmente? Supuestamente, en el año 336 aC, Alejandro Magno se convirtió en rey de Macedonia a los 20 años de edad. Un genio militar, éste apuesto y arrogante líder masacró a través de su camino aldeas, ciudades, y reinos del mundo Greco-Persa hasta que él los gobernó todos. En breves ocho años el ejército de Alejandro había atravesado un total de 35,400 kilómetros en sus conquistas.

Se ha dicho de Alejandro que lloró cuando se quedó sin mundos por conquistar. (Estoy meditando que esta no es la persona con quien hubiera querido jugar al ajedrez o a las damas chinas)

Antes de que él muriera a la edad de 32 años, Alejandro según se advierte, logró el más grande acto militar que ninguno otro la historia, no sólo de los reyes que habían vivido antes de él, pero también de esos que estaban por venir más tarde, hasta nuestro propio tiempo.

Pero hoy, con excepción de un puñado de ciudades llamadas Alejandría, una película aburrida de Oliver Stone (“Alexander”), y algunos libros que más de centran enfermizamente en su sexualidad, su legado quedó en el olvido. De hecho, el nombre de Colin Farell tiene más poder de atracción en la taquilla que el del propio Alejandro.

A pesar del fracaso de taquilla, los historiadores creen que Alejandro existió debido a tres razones principales:

·        Documentación escrita desde principios de los historiadores
·        Impacto histórico
·        Otras evidencias históricas y arqueológicas

Documentación Histórica Sobre Jesús

Lo histórico de Alejandro Magno y sus conquistas militares se extrae de cinco fuentes antiguas, ninguna de las cuales fueron escritas por testigos presenciales. Aunque escrito 400 años después de Alejandro, “La Vida de Alejandro” de Plutarco, es el primer relato de su vida.

Desde Plutarco y los otros escritores hubo varios cientos de años alejados de los acontecimientos de la vida de Alejandro, ellos basan su información en relatos anteriores. De los veinte relatos históricos contemporáneos de Alejandro, ninguno sobrevive. Más tarde existieron relatos, pero cada uno presenta un “Alejandro” diferente, lo que deja mucho a nuestra imaginación. Pero a pesar de la diferencia de tiempo de varios cientos de años, los historiadores están convencidos de que Alejandro fue un hombre real y que los detalles esenciales de lo que nosotros leemos acerca de su vida son verdades.

Dejando a Alejandro como un punto de referencia, nosotros notaremos que para Jesús hay ambos relatos históricos religiosos y seculares. Pero debemos hacer la pregunta, ¿fueron escritos por historiadores fiables y objetivos? Echemos una breve mirada.

El Nuevo Testamento

Los 27 libros del Nuevo Testamento afirman ser escritos por autores quienes conocían a Jesús o recibieron el conocimiento de Él  de primera mano por parte de otros. Los cuatro evangelios canónicos relatan información de la vida de Jesús y sus palabras desde diferentes perspectivas. Estos relatos han sido fuertemente estudiados por eruditos tanto dentro como fuera del Cristianismo.

El académico John Dominic Crossan cree que menos del 20 por ciento de lo que leemos en los evangelios son frases originales de Jesús. Sin embargo, aún este escéptico no discute que Cristo Jesús realmente vivió.

A pesar de las opiniones de Crossan, y las de algunos otros estudiosos marginales como él, el consenso de la mayoría de historiadores es que los relatos del Evangelio nos dan una imagen clara de Cristo Jesús. Si los relatos del Nuevo Testamento son dignos de confianza es tema para otro artículo, entonces nosotros veremos fuentes no-Cristianas para nuestra respuesta de si Jesús existió.

Los Primeros Relatos No-Cristianos

Así que, ¿cuáles historiadores del primer siglo no tenían una agenda Cristiana? Primero que todo, vamos a ver a  los enemigos de Jesús.

Sus oponentes judíos tenían más que ganar negando la existencia de Jesús. Pero la evidencia apuntaba en la dirección opuesta. Varios escritos judíos también dicen de la existencia de su carne y sangre. En el Talmud judío se refieren igualmente a Jesús. A pesar de que estos consisten en sólo unos pocos y breves, amargos pasajes con la intención de descontar la deidad de Jesús, estos primeros escritos judíos no comienzan a insinuar que “El no fuera una persona histórica.”

Flavio Josefo fue un destacado historiador  judío quien empezó a escribir bajo la autoridad romana en  67 A.D. Josefo, quien nació solo unos pocos años después de que Jesús murió, habría sido muy consciente de la reputación de Jesús entre ambos romanos y judíos. En su famoso “Antiquities of the Jews” (Antigüedades de los Judíos) en el 93 A.D., Josefo escribió sobre Jesús como una persona real. “En ese momento vivió Jesús, un hombre santo, si él puede ser llamado hombre, porque él realizo obras maravillosas, y enseño a hombres, y recibió con alegría la verdad. Y él fue seguido por muchos judíos y muchos griegos. Él era el Mesías.” Aunque hay disputa sobre algunas de las redacciones de los relatos, especialmente la referencia de Jesús siendo el Mesías (los estudiosos son escépticos, pensando que los Cristianos insertaron esta frase), claramente Josefo confirmó esta existencia.

¿Qué hay de los historiadores seculares, aquellos que vivieron en tiempos antiguos pero que no eran religiosamente motivados? Hay confirmación actual de al menos 19 escritores seculares tempranos quienes hicieron referencias de Jesús como una persona real.

Uno de los más grandes historiadores antiguos, Cornelio Tácito, afirmó que Jesús había sufrido bajo Pilatos.  Tácito nació alrededor de 25 años después de la muerte de Jesús, y él había visto como la propagación del Cristianismo empezó a impactar a Roma. El historiador romano escribió negativamente de Cristo y los cristianos, identificándolos en año 115 A.D. como “una raza de hombres detestados por sus malas prácticas, y comúnmente llamadas Chrestiani. El nombre fue derivado de Chrestus, quien, en la región de Tiberio, sufrió bajo Poncio Pilatos, procurador de Judea.”

Los siguientes hechos sobre Jesús fueron escritos por fuentes tempranas no cristianas:

·        Jesús era de Nazaret
·        Jesús vivió una sabia y virtuosa vida
·        Jesús fue crucificado en Palestina bajo Poncio Pilatos durante el reinado de Tiberio César en tiempo de Pascua, al ser considerado el rey judío.
·        Los discípulos creyeron que Jesús que había muerto y resucitado de la muerte tres días después.
·        Los enemigos de Jesús reconocieron que él realizo hazañas inusuales que llamaron “brujería”
·        La pequeña banda de discípulos de Jesús se multiplicó rápidamente, expandiéndose tanto como Roma.
·        Los discípulos de Jesús negaron el politeísmo, vivieron vidas morales, y adoraron a Cristo como Dios.

El teólogo Norman Geisler comentó:

“Este esquema general es perfectamente congruente con el del Nuevo Testamento.”

Todos estos relatos independientes, religiosos y seculares, hablan sobre un hombre real que coincide bien con el Jesús de los evangelios. La enciclopedia Británica cita estos diversos relatos seculares de la vida de Jesús como prueba convincente de su existencia.

“Estos relatos independientes prueban que en tiempos antiguos incluso los oponentes del Cristianismo no dudaron de la historicidad de Jesús.”

Impacto Histórico

El historiador Thomas Carlyle dijo: “Ningún gran hombre vive en vano. La historia del mundo no es sino la biografía de grandes hombres.” Como Carlyle observa, es la gente real, no los mitos, quienes impactan la historia.

Como una persona real, Alejandro impactó la historia por sus conquistas militares, alterando las naciones, los gobiernos y las leyes. ¿Pero que de Cristo Jesús y su impacto en nuestro mundo?

Los gobiernos del primer siglo de Israel y Roma fueron en gran parte poco afectados por la vida de Jesús. El promedio de ciudadanos romanos no supieron que él existió hasta muchos años después de su muerte, la cultura romana permaneció en gran parte distante de sus enseñanzas por décadas, y pasarían varios años antes de que  matar cristianos en el coliseo se convirtiera  en un pasatiempo nacional. El resto del mundo tenía poco si acaso ningún conocimiento de él. Jesús no fue oficial de un ejército. El no escribió un libro o cambió alguna ley. Los líderes judíos esperaban borrarlo de sus memorias, y parecía que tendrían éxito.

Hoy, sin embargo, la antigua Roma se encuentra en ruinas. Las poderosas legiones del Cesar y la pompa del poder del imperio romano se han desvanecido en el olvido. Sin embargo, ¿cómo es Jesús recordado hoy? ¿Cuál es su influencia duradera?

·        Más libros han sido escritos sobre Jesús que sobre alguna otra persona en la historia.
·        Naciones han usado sus palabras como la piedra angular de sus gobiernos. De acuerdo con Durant: “El triunfo de Cristo fue el comienzo de la democracia.”
·        Su sermón del Monte estableció un nuevo paradigma en la ética y la moral.
·        Las escuelas, hospitales y obras humanitarias se han fundado en su nombre.
·        Harvard, Yale, Princeton y Oxford son sino unas pocas universidades que tienen orígenes cristianos para dar gracias por sus comienzos.
·        El elevado papel de la mujer en la cultura occidental traza sus raíces de vuelta a Jesús. (Las mujeres en los días de Jesús eran consideradas inferiores y virtualmente “no personas” hasta que su enseñanza fue seguida).
·        La esclavitud fue abolida en Gran Bretaña y los Estados Unidos debido a las enseñanzas de Jesús que cada vida humana es valiosa.
·        Ex drogadictos y dependientes al alcohol, prostitutas y otros en busca de propósito en la vida alegan que él es la explicación de sus vidas cambiadas.
·        Dos billones de personas se llaman a sí mismos cristianos. Mientras algunos son cristianos de nombre solamente, otros siguen impactando nuestra cultura enseñando los principios de Jesús, que toda vida es valiosa y que estamos para amarnos unos a otros.

Extraordinariamente, Jesús hizo todos estos impactos como resultado de solo un período de tres años de ministerio público. Si Jesús no existió, uno debe preguntarse como un mito podría alterar la historia. Cuando al historiador mundial H.G. Wells se le pregunto quién ha dejado el mayor legado en la historia, él respondió: “En esta prueba Jesús se mantiene primero.”

La evidencia documental y el impacto histórico señalan el hecho de que Jesús si existió. Si Jesús realmente existió, nosotros también esperaríamos descubrir sus huellas impresas dentro de los detalles de la historia. Los mitos no dejan tal confirmación de detalles.

Una de las claves aquí para Durant y otros estudiosos es el factor tiempo. Los mitos y leyendas usualmente toman cientos de años para evolucionar- la historia de que George Washington nunca dijo una mentira es probablemente una mentira, hasta dos siglos después se convirtió en una leyenda. Las Buenas Nuevas del cristianismo, por otro lado, despegaron tan rápido como para ser un mito o una leyenda. Jesús no había existido, aquellos que se opusieron el cristianismo sin duda le han marcado un mito desde el principio. Pero ellos no lo hicieron.

Tales evidencias, junto con los relatos escritos desde principios y el impacto histórico de Cristo Jesús, convence incluso a los historiadores escépticos de que el fundador del cristianismo no fue ni un mito ni una leyenda. Pero un experto en mitos no estaba tan seguro.

Como Muggeridge, estudioso de Oxford, C.S. Lewis estaba inicialmente convencido de que Jesús no era nada sino un mito. Lewis dijo una vez: “Todas las religiones, eso es, toda mitología… son meramente invención propia del hombre- Cristo tanto como Loki. (Loki es un antiguo dios nórdico, al igual que Thor)

Diez años después de denunciar a Jesús como mito, Lewis descubrió los detalles históricos, incluyendo varios documentos de testigos, verificando su existencia.

Jesucristo ha impactado el paisaje histórico como un terremoto masivo. Y este terremoto ha dejado un sendero más ancho que el Gran Cañón. Es este sendero de evidencia que convence a estudiosos que Jesús realmente existió y realmente impactó nuestro mundo hace 2000 años.

Otro escéptico quien pensó que Jesús era un mito fue el periodista británico Malcolm Muggeridge. Pero en un trabajo en televisión a Israel, Muggeridge fue enfrentado con evidencia sobre Jesucristo que él no sabía que existía. Así como él revisó lugares históricos – el lugar de nacimiento de Jesús, Nazaret, el lugar de la crucifixión y la tumba vacía- , un sentido de la realidad de Jesús empezó a emerger.

Más tarde el declaró:

“Fue mientras yo estaba en Tierra Santa con el propósito de hacer tres BBC programas de televisión en el Nuevo Testamento que… ciertamente el nacimiento de Jesús me tomó, ministerio y crucifixión… me volví consciente de que realmente había habido un hombre, Jesús, quien fue también Dios.”

Un gran crítico académico alemán, en los siglos 18 y 19, había cuestionado la existencia de Jesús, señalando que tales figuras claves como Poncio Pilatos y el principal sacerdote Caifás en los relatos de los evangelios nunca han sido confirmados como reales. No fue posible refutarle hasta mediados del siglo 20.

Los arqueólogos en 1962 confirmaron la existencia de Pilatos cuando ellos descubrieron su nombre incluido en una inscripción en una piedra excavada. Igualmente, la existencia de Caifás fue un incierto hasta 1990, cuando un osario (cementerio de huesos) fue descubierto llevando su inscripción. Los arqueólogos han descubierto también lo que ellos creen es la casa de Simón Pedro y la cueva donde Juan el Bautista hizo su bautismo.

Por último, tal vez la evidencia más convincente de que Jesús existió fue el rápido incremento en el número de los cristianos. ¿Cómo puede explicarse sin Jesús? ¿Cómo puede este grupo de pescadores  y otros hombres trabajadores inventar a Jesús en unos escasos años? Durant respondió su pregunta introductoria -¿Existe Cristo?- con la siguiente conclusión:

“Que unos pocos y simples hombres debieran en una generación haber inventado tan poderosa y atractiva personalidad, tan elevada ética y tan inspirada visión de la fraternidad humana, sería un milagro mucho más increíble que ningún otro relatado en los evangelios. Después de dos siglos de mayor critica las líneas generales de la vida, el carácter y la enseñanza de Cristo, permanece razonablemente limpio, y constituye el más fascinante rasgo en la historia del hombre occidental.”

Clifford Herschel Moore, profesor de la Universidad de Harvard, afirmó en cuanto a la historicidad de Jesús: “El cristianismo conoció a su Salvador  y Redentor no como cualquier dios en cuya historia estaba contenida alguna fe mítica… Jesús fue histórico y no un ser mítico.  Ningún mito remoto o falso ingresó en el creyente Cristiano; su fe fue fundada en hechos positivos, históricos y aceptables.”

Pocos, si acaso algunos historiadores están de acuerdo con las afirmaciones de Ellen Johnson y Bertrand Russel que Jesús no existió.  La documentación extensa de la vida de Jesús por autores contemporáneos, su profundo impacto histórico, y la evidencia a su favor tangible en la historia  han persuadido a los eruditos acerca de que Jesús verdaderamente existió.  ¿Podría un mito haber hecho todo eso?  Todos excepto unos pocos dicen que no.

El Dr. Michael Grant de Cambridge ha escrito, “Para resumir, los métodos críticos modernos no soportan la teoría del Cristo-mito.  Una y otra vez ha sido contestado y descartado por eruditos de primera.  En años recientes no hay ningún erudito serio que se atrevería a postular la no historicidad de Jesús.”


El historiador Jaroslav Pelikan declaró, “Sin importar lo que uno puede pensar o creer personalmente acerca de él, Jesús de Nazaret ha sido la figura más dominante de la cultura occidental por veinte siglos… Es de su nacimiento que la mayoría de la raza humana fecha sus calendarios, es por su nombre que muchos maldicen y en su nombre que millones oran.”

Comentarios

Entradas populares de este blog

El día que Velasco quiso invadir Chile. Percy Zapata Mendo.

Alférez peruano capturó Arica: “VENGO A IZAR LA BANDERA” (1971). PERCY ZAPATA MENDO.