LAS ENFERMEDADES DE AKENATÓN

LAS ENFERMEDADES DE AKENATÓN


Uno de los faraones que está rodeado de más incógnitas es Amenofis IV, que a sí mismo se llamó Akenatón y que vulgarmente fue conocido como “el Hereje”. No se conoce en dónde pueda estar su momia si es que todavía existe, pero lo que se conoce de su vida ha hecho correr mucha tinta y lo seguirá haciendo.

En la actualidad casi todos los expertos lo reconocen como el introductor del monoteísmo en Egipto.

En la sala principal del museo de El Cairo, justo al fondo de la misma, sobresale sobre todo lo demás una enorme estatua del faraón Amenofis III y la reina Tiyi, padres de Akenatón. Justo en la base de la estatua están representados tres de los cuatro hijos que tuvieron este matrimonio real, dos mujeres y un varón, pero el joven Amenofis no está. ¿Por qué no está retratado el joven Akenatón junto al resto de su familia?

Para comenzar a vislumbrar la respuesta visitemos en el museo de El Cairo la sala dedicada a Akenatón. Lo primero que uno ve cuando se acerca a ella son las dos enormes estatuas realistas del faraón, de los cuales no se es capaz de distinguir si se trataba de la figura de un hombre o de una mujer, tal es la incertidumbre que despierta la estatua de Akenatón al verla por primera vez, parece algo muy ambiguo.

Desde luego que es el retrato de Akenatón, pero las caderas del faraón son tan anchas que verdaderamente parecen las caderas de una mujer. Por otro lado, el rostro, brazos y todos los dedos (pies y manos) son excesivamente finos y largos. ¿Era este el verdadero aspecto de Akenatón? Todo parece indicar que sí, era el modo realista de hacerse representar pues hasta le han puesto las arrugas de expresión del rostro.

El retrato de Akenatón también ha llamado la atención de los médicos. Estos, después de examinar el retrato, llegaron a la conclusión de que el faraón padecía dos enfermedades que saltan a la vista: según esa estatua, Akenatón padecía del “Síndrome de Marfan”, que se caracteriza por dotar al enfermo de rostro delgado y ojos achinados, dedos de manos y pies muy finos y largos, además de desajustes cardíacos.

La otra enfermedad del faraón podía ser la que se llama “lipodistrofia muscular”, esta enfermedad se caracteriza por la desaparición de la grasa corporal de cintura para arriba, pero la acumulación de esa grasa de cintura para abajo, dando al individuo sus características caderas femeninas por lo anchas.

¿Sufrió Akenatón estas enfermedades desde su más tierna infancia? ¿Qué repercusión pudiera haber tenido en su vida de ser positiva la respuesta a la primera pregunta? Pues que su aspecto físico se apartaba del canon de belleza que imperaba en aquellos momentos. El niño Amenofis era como el patito feo de la familia, era alguien con quien no resultaba agradable aparecer en público, y sus propios padres fueron dejando en el ostracismo a su hijo más pequeño, convirtiéndose de ese modo en los verdaderos culpables de la contundente respuesta que más tarde daría el faraón Akenatón.

En medio de estas circunstancias, el faraón Amenofis III y su esposa la reina Tiyi mandaron al desgraciado niño con sus abuelos maternos (el sacerdote Juya y la Sra. Tui) en la ciudad de Heliópolis y allí debió de pasar mucho tiempo siendo donde el desgraciado niño encontró todo el afecto y atención que necesitaba.

Es presumible que la abuela y su real nieto pasaran muchos ratos en compañía mutua, ella le contaría al niño cuáles eran sus orígenes (ella era de origen semita, de Mesopotamia), cuáles eran sus costumbres, cuáles eran sus creencias, cómo era su tierra natal, etc. Todo esto caló hondo en la mente del niño Amenofis, y las propias ideas del niño fueron creciendo junto con su cuerpo deforme.

Las circunstancias condujeron a que el joven Amenofis fuera coronado como nuevo faraón de todo Egipto. Y una vez que Amenofis IV se vio investido con todo el poder real, una vez que ya nadie se atrevía a contradecirle, entonces el faraón hizo aquellas dos cosas por las que sería recordado para siempre en la historia: impuso la adoración a un único dios al que llamó Atón y se hizo retratar tal cual era físicamente, con todas sus deformidades.

Si antes lo habían rechazado por su aspecto físico, ahora lo tendrían que aceptar tal cual era. Aquello tiene toda la apariencia de una especie de rebelión contra el injusto trato familiar recibido durante su infancia.


Referencia: redhistoria.com

Comentarios

Entradas populares de este blog

El día que Velasco quiso invadir Chile. Percy Zapata Mendo.

Alférez peruano capturó Arica: “VENGO A IZAR LA BANDERA” (1971). PERCY ZAPATA MENDO.