EL JUICIO DE LOS ANIMALES. PERCY ZAPATA MENDO.

EL JUICIO DE LOS ANIMALES

No, no me estoy refiriendo bajo el apelativo de animales a ciertas personas que por sus actos merecen incluso estar por debajo de esa categoría, sino a los animales tal y cual son: Cerdos “asesinos” enviados a la horca, gorriones procesados ​​por estar “conversando” con sus pares en una iglesia e interrumpiendo con sus trino al clérigo oficiante, una banda de ratas “ladronas” de granos, etc.

Estos son ejemplos extraordinarios de las represalias que toman las sociedades cuando el orden preestablecido se les escapa de las manos, y tienes que buscar a culpables donde hubieran. En el libro publicado por primera vez en 1906, “La persecución penal y la pena capital de los Animales” de E.P. Evans, autor igualmente de “El Simbolismo Animal en Eclesiástica Arquitectura, insectos y bestias antes de la ley, etc., etc.”, mostraba en su portada un grabado de un cerdo, vestido con una chaqueta y pantalones, siendo colgado en una horca en la plaza de mercado de un pueblo de Normandía en 1386; el cerdo había sido juzgado y condenado por asesinato por el tribunal local formalmente…y no, no es una broma. En toda Europa, a lo largo de la edad media y finales  del siglo XIX, los animales fueron, según parece, juzgados por crímenes humanos. Perros, cerdos, vacas, ratas e incluso las moscas y las orugas fueron procesados ​​en la corte por cargos que van desde el asesinato hasta la obscenidad. Los juicios se llevaron a cabo con todo el protocolo reglamentario y usual en las cortes: la evidencia fue escuchado por ambas partes, los testigos fueron llamados, y en muchos casos se le concedió el animal acusado el “privilegio” de un juicio justo al proporcionarle un abogado que era designado a expensas del contribuyente para llevar a cabo la defensa del animal.

Cerdo ajusticiado por
desfigurar a un niño
En 1494, cerca de Clermont, Francia, un cerdito fue detenido por haber “estrangulado y mutilado a un niño en su cuna”. Se examinaron los testimonios de varios testigos, uno de ellos declaró que “en la mañana del día de Pascua, el infante está quedando solo en su cuna, el dicho cerdo entró durante dicho tiempo la dicha casa y desfigurado y se comió la cara y el cuello de dicho niño... que, en consecuencia, partido de esta vida” (sic) Habiendo sopesado la evidencia y no encontró circunstancias atenuantes, el juez sentenció:

“Nosotros, en detestación y horror de dicho delito, y hasta lo último que un ejemplo se puede hacer y la justicia mantiene, ha dicho, juzgado, condenado, pronunciado y nombrado a ese dicho cebón, ahora detenido como prisionero y confinado en dicho abadía, será por el maestro de obras altos ahorcado y estrangulado en una horca de madera” (sic).

Libro de Evans detalla más de doscientos estos casos: gorriones siendo procesados ​​por estar charlando en la Iglesia, un cerdo ajusticiado por robar una hostia, un gallo quemado en la hoguera por “poner un huevo”.

¿Alguien ha leído o escuchado hablar, por ejemplo, de las amenazas solemnes hechas contra las mareas de langostas que amenazaban con hundir el campo de Francia e Italia? O ¿quién ha oído hablar de Bartolomé Chassenée, un jurista francés del siglo XVI, que hizo su reputación como abogado defensor de algunas ratas? Las ratas habían sido sometidas a juicio en el tribunal bajo la acusación de haber “criminalmente devorado y destruido arbitrariamente” la cebada del poblado. Cuando se les citó a “los culpables” a concurrir al tribunal en el día señalado, las ratas no se “presentaron” por lo que Chassenée hizo uso de toda su astucia legal que los excuse:

“En primer lugar, probablemente no recibieron la citación ya que se cambiaron de pueblo en pueblo; pero incluso si lo habían recibido probablemente estaban demasiado asustadas para obedecer, ya que como todo el mundo sabía,  estaban en peligro de ser devorados por sus enemigos mortales, los gatos”.

En este punto Chassenée se dirigió a la corte con cierta amplitud de alegatos, con el fin de demostrar que si a una persona se le citó a comparecer en un lugar en el que no pueda entrar en la seguridad, legalmente puede negarse. El juez, reconociendo la justicia de esta afirmación, pero ser incapaz de persuadir a los habitantes del pueblo para mantener a sus gatos dentro, se vio obligado a dejar el asunto.

El cerdo Normandía, representado en el frontispicio del libro de Evans, fue acusado de haber roto la cara y los brazos de un bebé en su cuna. El cerdo fue condenado a ser “destrozado y mutilado en las patas delanteras de la cabeza”, y luego -  vestido con una chaqueta y pantalones –  “de ser colgado de una horca en la plaza del mercado”.

Como hemos visto con las ratas de Chassenée, el resultado de estos juicios no fue inevitable. En los casos dudosos, los tribunales en general, han sido indulgentes, en el principio de “inocente hasta que se pruebe su culpabilidad más allá de toda duda razonable”. (¡Como desearía este tipo de jueces ecuánimes, Paúl Olórtiga!, preso sin ser acusado)

En 1587, un grupo de gorgojos fueron acusados de dañar un viñedo, se consideró que ha realizado el ejercicio de sus derechos naturales para comer – y el tribunal falló a sus favores, concediéndoles el viñedo como propio en perjuicio de su dueño.

Cerda y lechones en su juicio
En 1457 una cerda fue declarada culpable de asesinato y condenada a ser “colgado por las patas traseras de un árbol de la horca”. Sus seis lechones, que se encontraban manchadas de sangre igualmente, fueron incluidos en la acusación como cómplices de su madre. Pero la evidencia contra ellos aparte de las manchas de sangre no existía, y por causa de su tierna edad, fueron absueltos.

En 1750 un hombre y un mulo fueron encontrados en “un acto de sodomía” (el mulo hacía de la parte activa, aclaración hecha por mí para mayores luces y menores disquisiciones). La fiscalía pidió la pena de muerte para los dos. Después del debido proceso legal, el hombre fue condenado, pero el animal quedó libre ya que “era la víctima de la violencia y no había participado en el crimen de su amo de su propia y libre voluntad”. El sacerdote local dio pruebas de que conocía al mulo desde hace cuatro años, que se había mostrado siempre de buen comportamiento, que nunca había dado motivo de escándalo para nadie, y que por lo tanto él estaba “dispuestos para dar testimonio de que el mulo es en palabra y obra y en todos sus hábitos de vida a una criatura muy honesta”. Y para evitar comentarios tendenciosos, las opiniones de los religiosos siempre fueron estimadas como un testimonio incuestionable…y no, no era católico el religioso, puesto que la ciudad donde acaeció el incidente, pertenecía al dominio de los “protestantes”.

¿Cuál era el propósito de estos procedimientos largos y extravagantes? Un deseo de venganza no puede haber sido el único motivo. Evans cita casos de objetos inanimados siendo llevados ante la ley. En Grecia, una estatua que cayó sobre un hombre fue acusada de asesinato y condenado a ser arrojada al mar; en Rusia, una campana que tañía demasiado alegremente con motivo del asesinato de un príncipe fue acusada de “alta traición” y exiliada a Siberia.

La protección de la sociedad no puede haber sido el único motivo tampoco.

Tomados en conjunto, los casos de Evans sugieren que una y otra vez, el verdadero objetivo de los juicios era el impacto psicológico en las personas. La sociedad vivía momentos de profunda incertidumbre. Tanto los griegos como los europeos medievales tenían en común un profundo temor a la anarquía: no tanto el temor de las leyes infringidas, sino el temor de que el mundo en que vivían no podría ser un lugar legítimo en absoluto si se permitían ciertas libertadas a terceros: Una estatua que cayó sobre un hombre de la nada, un cerdo mató a un bebé mientras su madre estaba en misa, enjambres de langostas aparecieron de la nada y devastaron los cultivos, etc. A primera vista, estas desgracias a nosotros no nos parecen tener pies ni cabeza, pero a ellos sí.

Así es cómo los tribunales de justicia, en nombre de la sociedad, tomaron el asunto en sus propias manos. Así como hoy en día, cuando suceden eventos que son inexplicables, esperamos que las instituciones de la ciencia se pronuncien para poner los hechos el juicio “racional” con las correspondientes acciones legales como para establecer el control cognitivo. En otras palabras, el trabajo de los tribunales fue contener el caos, para imponer el orden en un mundo de accidentes - y específicamente-, a dar sentido a ciertos hechos aparentemente inexplicables redefiniéndolas como delitos.


Comentarios

Entradas populares de este blog

El día que Velasco quiso invadir Chile. Percy Zapata Mendo.

Alférez peruano capturó Arica: “VENGO A IZAR LA BANDERA” (1971). PERCY ZAPATA MENDO.