"Ollantay" (Resumen)


"Ollantay" (Resumen)

Ollantay es uno de los más exitosos generales del Tahuantinsuyo, por sus grandes dotes de estratega que se tradujeron en sendos triunfos militares, se ha hecho acreedor del aprecio del mismísimo emperador Pachacútec.

Ollantay, a pesar de su origen humilde, cree que ha hecho méritos suficientes para con su Inca y que éste no se opondrá a consagrar el amor que le profesa a la princesa Cusi Coyllur (Estrella Alegre), hija del monarca. Pero éste es un amor prohibido según las leyes clasistas del imperio, pues sólo un inca de cuna noble y de preferencia su hermano de sangre, es el que puede desposar a una princesa.

Su yanacona Piqui Chaqui y el Huillac Umu tratan de convencer a Ollantay de olvidar a Cusi Coyllur, puesto que el todopoderoso Inca jamás permitirá esa relación. Pero el joven guerrero decide ir ante Pachacútec y confesarle su amor por la princesa y su deseo de casarse con ella. Como era de esperarse, el Señor del Tahuantinsuyo le recuerda a Ollantay su origen humilde y le señala su increíble audacia de querer “subir demasiado alto”; luego, enfurecido, le expulsa de su presencia. Cusi Coyllur es encerrada en un calabozo de la Casa de mujeres escogidas (“Acllahuasi”), donde deberá expiar su falta; allí dará a luz una niña, fruto de su amor con Ollantay, a la cual llamará Ima Súmac.

Ollantay, al enterarse que Cusi Coyllur ya no está en el palacio de la reina madre, cree que ha sido asesinada y decide abandonar el Cuzco, junto con Piqui Chaqui, no sin antes amenazar con volver y destruir la ciudad imperial. Se instala en la ciudad que lleva su nombre, Ollantaytambo, donde se atrinchera dispuesto a resistir con las armas a las huestes del Inca.
El Inca ordena a su más leal general, Rumi Ñahui, que reúna el ejército y marche a combatir a Ollantay. Por su parte, Ollantay envía a su general Orco Huarancca quien tiende a Rumi Ñahui una emboscada en un desfiladero, derrotándole.

Tras diez años de lucha, el Inca Pachacútec muere sin haber conseguido su deseo de derrotar a Ollantay; le sucede su hijo Túpac Yupanqui.

Mientras tanto, en el Acllahuasi, Cusi Coyllur tiene a su favor a una de las acllas o vírgenes del Sol, Pitu Salla, pero como fiera oponente a la dura Mama Cacca, la gobernanta del Acllahuasi. No obstante haber pasado diez años de férrea prisión, Cusi Coyllur aún conserva alguna esperanza de salir de ella. Su hija, Ima Súmac, ha sido criada por Pitu Salla como una escogida más, pero sin enterársela nada de sus padres; la niña descubrirá por casualidad a su madre, proponiéndose desde entonces ir donde el nuevo Inca a fin de pedir clemencia para ella.

Mientras tanto, Túpac Yupanqui se propone derrotar y capturar a Ollantay, para lo cual envía a Rumi Ñahui, quien le promete rehabilitarse de su anterior derrota. Esta vez Rumi Ñahui decide emplear la astucia: se presenta ante Ollantay cubierto de heridas y pretende que así lo ha tratado el nuevo Inca; de esa manera se gana su confianza y aprovechando una fiesta nocturna, abre las puertas de Ollantaytambo para dar acceso a sus tropas, las cuales, sin ninguna resistencia, logran capturar a Ollantay, a Orco Huarancca y a otros oficiales, que son llevados al Cuzco, ante la presencia de Túpac Yupanqui. Éste pregunta a sus consejeros qué debería hacer con los rebeldes. El Huillac Uma, que siempre hace de pacificador, pide clemencia; más Rumi Ñahui pide la muerte de ellos. Túpac Yupanqui aprueba la pena capital; pero a último momento, atendiendo del pedido del sumo sacerdote, no solamente perdona a los rebeldes, sino que les confiere puestos todavía más altos. Ollantay es nombrado general mayor y lugarteniente del Inca en caso de ausencia de éste por asuntos bélicos. Orco Huarancca es nombrado jefe del Antisuyo.

Ima Sumar, ingresa al palacio imperial y se arrodilla ante la presencia del Inca, pidiéndole piedad para su madre, encadenada en lo más recóndito del Acllahuasi. aunque por el momento no sabe de quién se trata, el Inca se interesa por el asunto y junto con Ollantay se dirige al Acllahuasi, donde encuentran a la mujer prisionera, que más que persona les parece un espectro cubierto solo por su larga cabellera. Finalmente, el Inca reconoce en ella a su hermana de cuyos labios oye su penosa historia. Entonces Túpac Yupanqui, magnánimo, la libera y allí mismo la desposa con Ollantay, terminando así, con final feliz, este drama inca.

Vocabulario:

Ollantay: del quechua “Ullanta”, que significa: “el guerrero que todo lo ve”.
Pachacútec: del quechua: Pacha Kutiy Inqa Yupanki; que significa: “Inca que cambió del rumbo de la tierra, digno de estima”.
Yanacona: Siervo.
Piqui Chaqui: “Pata de pulga”, por lo que no sería un nombre, sino la forma en que se le conoce a las personas que son muy quisquillosas)
Huillac Umu: denominación que significa “Sumo Sacerdote”.
Antisuyo: De “Anti” (bosques) y “suyu” (región), por lo que la traducción sería “Región de los bosques”.
Ima Súmac: Bella Niña.
Rumi Ñahui: Mirada de Piedra
Orco Huarancca: Mil Montañas
Túpac Yupanqui: El estimado por la realeza.
Mama Cacca: Madre Roca.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Alférez peruano capturó Arica: “VENGO A IZAR LA BANDERA” (1971). PERCY ZAPATA MENDO.

¿QUIÉN FUE EL PRIMER DIOS EN LA MITOLOGÍA GRIEGA?