PARADOJAS DIVINAS

PARADOJAS DIVINAS


-       ¡Señor, regreso a ti como la más humilde de tus criaturas, y sólo con el ánimo de obtener tu perdón!…
-       ¿Por qué habría de hacerlo? – tronó la voz del Omnipotente, Omnisciente y Omnipresente.
-       Porque estoy completamente arrepentido de todos mis pecados y jactancias, de mi atrevimiento por pretender igualarte y sentarme en el trono que con toda justicia y derecho te pertenece. Y porque nadie mejor que el que ha perdido la gracia de la confianza, sabe lo que es sufrir y por eso, con mayor razón el arrepentimiento es sincero…
-       Ya una vez creí en ti e incluso te elevé por encima de tus pares…te embellecí hasta lo indecible y te hice portador de mi luz, recibiendo por ello el nombre de Luzbel…No…Definitivamente no…No te puedo perdonar…
-       Contradices entonces tu naturaleza… ¿Acaso Dios no es toda bondad? Si dices que mi presencia en el mundo sólo genera inequidad, maldad, dolor, enfermedad y muerte… ¿No te parece que, si me recibieras en tu seno como el hijo pródigo del que hablan las escrituras que tu inspiraste, toda la humanidad no saldría beneficiada por la carencia de esos suplicios?…
-       No…no puedo recibirte con el resto de tus hermanos en el Cielo…y no porque sea obstinado…
-       ¿Si no?
-       Pues para que la gente aprecie la paz, el amor, la armonía, la hermandad, necesita antes haber estado expuesta a la falta de ellas…
-       Entonces… ¿No me recibirás porque necesitas que realice el papel de Diablo por el cual me proscribiste?

-       Te necesito tan Diablo como antes, y más aún, pues la humanidad está dejando de creer y piensa que su existencia se debe al azar…se han envanecido tanto que no se dan cuenta de su temporalidad, y que, no obstante, impactan negativamente en toda la Creación…
-       ¡Sea entonces! Medre por doquier mi poder por el mundo, porque afligiendo a la humanidad, sólo así serán salvos para tu Reino…
-       Bien…bien…muy bien…así debe ser…
-       Eh… ¿Sabes? Tengo una curiosidad…
-       ¿Qué?
-       O me equivoco, ¿O tú ya habías planeado todo esto incluso mi insurrección?

-       Los beneficios de ser quien soy, es que puedo o no responderte…y en este caso, prefiero no hacerlo…ve…ve que la humanidad te necesita…

Comentarios

Entradas populares de este blog

El día que Velasco quiso invadir Chile. Percy Zapata Mendo.

Alférez peruano capturó Arica: “VENGO A IZAR LA BANDERA” (1971). PERCY ZAPATA MENDO.