EL MITO DE ESCILA

EL MITO DE ESCILA

Escila fue una vez una hermosa ninfa de la cual el dios marino Glauco, anteriormente un pescador, se enamoró perdidamente de ella, pero ésta huyó de él hacia la tierra, donde no podía alcanzarla. Desesperado, Glauco fue a la hechicera Circe, para que le preparase una poción de amor y así derretir el corazón de la joven.

Circe, que estaba secretamente enamorada de Glauco, le recomendó dedicar su amor a alguien más digno de él, alguien que estuviera a su altura, intentando cortejarlo con dulces palabras y miradas, pero el dios no quiso saber nada de ella, rechazándola. Circe se enfureció, pero no con Glauco, sino con Escila; por ello, fingió ayudar al dios entregándole un frasco, recomendándole que lo vertiese en la charca donde Escila solía bañarse, con la promesa que apenas el cuerpo de la ninfa se pusiera en contacto con el líquido, quedaría automáticamente prendada del dios.

Glauco siguió sus instrucciones y vertió la poción; sin embargo, tan pronto como la ninfa entró en el agua, la parte inferior del cuerpo de Escila se convirtió en perros que ladraban. Doce pies la sostenían y se halló provista de seis cabezas, cada una con tres filas de dientes. Glauco, que vigilaba la escena desde la lejanía, perdió su interés por ella y se marchó.

Desde entonces, Escila es un monstruo marino gigantesco con cuerpo de serpiente y seis cabezas de mujer repulsivas que devora a todos los marineros que osen pasar por allí. Muy cerca de ella se encuentra el remolino mortal conocido como Caribdis, que engulle a los marineros. De ahí viene la expresión “estar entre Escila y Caribdis“, que significa lo mismo que encontrarse entre la espada y la pared. Encontrarse ante dos dificultades monstruosas al mismo tiempo.


Referencia: elblogdemiguelfernandez

Comentarios

Entradas populares de este blog

El día que Velasco quiso invadir Chile. Percy Zapata Mendo.

Alférez peruano capturó Arica: “VENGO A IZAR LA BANDERA” (1971). PERCY ZAPATA MENDO.