SEMBLANZA DE SIMÓN BOLÍVAR, SEGÚN SAN MARTÍN

SEMBLANZA DE SIMÓN BOLÍVAR, SEGÚN SAN MARTÍN

“No he visto al general Bolívar sino durante tres días, cuando estuve con él en Guayaquil; por lo tanto, y en un tiempo tan corto, si no me fue imposible por lo menos me resultó difícil apreciar con exactitud a un hombre, que a primera vista no predisponía en su favor. Sea como fuere, he aquí la idea que me formé según mis propias observaciones y las de algunas personas imparciales que vivieron con él en su intimidad.

El General Bolívar demostraba tener mucho orgullo, lo que parecía en contradicción con su costumbre de no mirar nunca de frente a la persona que lo hablaba, a menos que fuese muy inferior a él. Pude convencerme de su falta de franqueza en las conferencias que tuve con él en Guayaquil, porque no respondió de modo positivo a mis proposiciones sino siempre en términos evasivos. El tono que usaba con sus generales era en extremo altanero y poco apropiado para conciliar su afecto. Advertí también, y él mismo me lo dijo, que los oficiales ingleses que servían en su ejército eran quienes le merecían más confianza. Por lo demás, sus maneras eran distinguidas y revelaban la buena educación que había recibido.

Su lenguaje era en ocasiones un poco trivial, pero me pareció que este defecto no era natural en él y quería, de esa manera, darse un aire más militar. La opinión pública lo acusaba de una desmedida ambición y de una sed ardiente de mando, y él se ha encargado de justificar plenamente ese reproche. Se le atribuía también un gran desinterés, y esto con justicia porque ha muerto en la indigencia.

Bolívar era muy familiar con el soldado y le permitía licencias no autorizadas por las leyes militares, pero lo era muy poco con sus oficiales, a los que a menudo trataba de manera humillante.

En cuanto a los hechos militares de este general, puede decirse que le han merecido, y con razón, ser considerado como el hombre más asombroso que haya producido la América del Sur. Lo que le caracteriza por sobre todo y forma, por así decirlo, su sello especial, es una constancia a toda prueba, que se endurecía contra las dificultades, sin dejarse jamás abatir por ellas, por grandes que fueran los peligros a que se hubiera arrojado su espíritu ardiente”.


Referencia: Transcrito por Busaniche, obra citada., pp. 113, 114, de Gabriel Lafond, “Voyages autour du monde et naufrages célébres”, Paris, 1844. Tomado de Uribe White, E., obra citada, p. 22.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El día que Velasco quiso invadir Chile. Percy Zapata Mendo.

Alférez peruano capturó Arica: “VENGO A IZAR LA BANDERA” (1971). PERCY ZAPATA MENDO.